Ciudad de México, noviembre 27, 2020 02:25
Libre en el Sur

El 'chip' de los candidatos perredistas

Con la llegada del nuevo año inicia formalmente la contienda interna del partido del Sol Azteca por la disputa de la Gran Tenochtitlán, ello pese a que a lo largo del 2011 muchas de sus figuras se exhibieron, levantaron la mano y hasta mini campañas, con espectaculares y reuniones en corto hicieron sin ningún pudor. Así durante la primera semana de enero del 2012 (del 4 al 8 de enero) se deberán registrar la más de la docena de aspirantes, para que a partir de la segunda semana (14 al 15 de enero) inicie el proceso de elección a través de encuestas, como ellos mismos han definido. El 19 de enero habrá humo blanco en el PRD capitalino, veremos como se cocina el asunto. Por lo tanto algunos ingredientes para el guiso. A la cabeza del proceso según encuestas realizadas marchan dos de las cartas fuertes de Marcelo Ebrad: Miguel Mancera y Alejandra Barrales, no menos lejos de ellos y con grandes posibilidades se ubica el senador Carlos Navarrete, cerca también el ex secretario de desarrollo social capitalino Martín Batres. Mario Delgado, secretario de Educación del actual gobierno capitalino sigue sin levantar, pese a la exposición mediática y a los esfuerzos del Carnal Marcelo por posicionarlo. Los demás lucha, gritan y patalean sin menores posibilidades. Del gusto de muchos ciudadanos sin partido y simpatizantes de candidaturas ciudadanas se ubica el actual procurador de justicia del Distrito Federal, Miguel Mancera, quien goza de una sólida carrera académica. Egresado de la Facultad de Derecho de la UNAM, con doctorado en Derecho Penal, reconocido por la máxima casa de estudios con la medalla Gabino Barreda por su aplicación en los estudios, ha realizado un gran número de estudios en diversas universidades del extranjero, como son: La universidad de Salamanca, la Universidad de Barcelona (a través de la Universidad Metropolitana). Todo ello lo dota de un gran conocimiento y estudios, a diferencia de muchos de sus competidores, e incluso de candidatos al gobierno federal. Sus detractores lo acusan de carecer de militancia perredista, aunque saben que conoce muy bien la problemática de la ciudad más conflictiva y poblada del país. Mancera es, sin duda, quien mejor se ubica como el candidato ciudadano de izquierda. Carlos Navarrete, senador por el PRD y con una amplia trayectoria al interior del Partido de la Revolución Democrática, es nacido en Salvatierra, Guanajuato. Y si bien tiene un amplio bagaje político en diversas tareas y elecciones por el partido amarillo, sus detractores anteponen su poco conocimiento del Distrito Federal y, por ende, la falta de sensibilidad para atender los problemas más urgentes de la gran capital del país. También es sabido que no es de los favoritos del carnal Marcelo, quien será el gran encuestador y elector del proceso interno. Alejandra Barrales, nacida en el Distrito Federal, con carrera política al interior del PRD y hoy en día lideresa de la Asamblea capitalina, es conocedora de los problemas de la gran capital, pues por sus manos y ojos pasan todos los problemas y conflictos. Goza de la simpatía del gran encuestador y al momento encabeza las encuestas, además de poseer una carrera universitaria que culminó con la licenciatura en Derecho y una maestría en Administración Pública. Sus detractores la señalan como populista y dada a las componendas. A la lista habría que sumar a Martí Batres Guadarrama, fundador del PRD y gente de izquierda desde sus épocas de estudiante en la Escuela Nacional Preparatoria número 7 de la UNAM. Batres estudió la licenciatura en Derecho en la UNAM. Es chilango de nacimiento y conoce también la problemática capitalina. No es gente de Marcelo Ebrad. Fue obligado a renunciar a la secretaría de desarrollo social por diferencias políticas con el gran encuestador y sus detractores señalan que es aún muy joven para tan complicada tarea, además de su pasado ceuista. De Mario Delgado, actual secretario de educación del gobierno capitalino, nacido en Colima, poco que decir, sólo que es el delfín del carnal Marcelo, pero no levanta en las encuestas. Y hasta ahí me detengo, pues seguro estoy que de entre los cuatro primeros precandidatos saldrá el fuerte del PRD que tratará de refrendar la hegemonía en la capital de la República, bastión principal del partido amarillo. El resto, como he insistido en éste espacio libertario, deberán descartarse solos. De elegir mal, los perredistas podrían perder la gran capital, joya del reino, a manos de sus más acérrimos rivales, hermanos de origen. Los tricolores, que por el centro pueden llevar al triunfo a Beatriz Paredes. Y en otros temas: el hecho de que el gobierno capitalino haya decidido ampliar el plazo hasta marzo para la obtención de la tarjeta de circulación con chip, no es benevolencia de ellos, ni buena onda, ni espíritu navideño. No nada de eso. No es más que su incapacidad para llevar a cabo un proceso inventado por ellos y mal operado por ellos. No sé a cuántos les habrá sucedido, pero en mi caso me vi obligado a realizar el trámite durante las últimas semanas de diciembre, por cuestiones de trabajo. Y hete aquí que la famosa cita ya no se podía hacer pues “ésta saturado el sistema, acuda al módulo más cercano”; ahí fui al de Uxmal 803, a las 7.30 am, con un inche frío, para que me dijeran “debe regresar antes de las siete por una ficha, para ver cuando le toca”. Y así estaba dando de vueltas y vueltas porque “no hay sistema”, cuando decidieron aplazarlo más tiempo (hasta finales de marzo), pues fueron rebasados por la gran cantidad de automovilistas imposibilitados de actuar, nada más 500 mil, que no morosos, sino atrapados en el trámite, que deberemos realizar cada tres años. Otra jodencia más de la administración del carnal Marcelo. Y a estas jodencias del carnal Marcelo habrá que añadirle el refrendo vehicular y para ello uno deberá pagar 314 pesos que es un impuesto por tener placas del D.F. Así que si quieres tener automóvil en la ciudad de la esperanza a pagar y pagar.

comentarios

Artículos relacionados